Con mi amiga y colega Adriana Rivas en la Corporación de Asistencia Judicial de Tierra Amarilla